Se ha armado un buen escándalo con las futuras “obligaciones” que nos iba imponer la DGT, como llevar chaleco Airbag, pero… ¿cómo funciona este invento?

Agradecimientos: Dainese , enfoque atres , Mariano “Jinchos” Hinjos . Notabene

Bueno, un Airbag todos sabemos cómo funciona. Los coches lo llevan hace mucho tiempo, y también algunas fábricas de motos como Honda, lo instalaron en prototipos de la super rutera Goldwing 1800 como puedes ver en esta foto. Básicamente es una bolsa que está plegada, debidamente escondida en un punto que no moleste como pueda ser el centro del volante en los coches o repartido por la espalda en las chaquetas que, cuando tienes un accidente, se infla repentinamente de aire y forma un colchón que absorbe el impacto que puedas tener.

Pero al mismo tiempo ya empezaron salir las primeras unidades de chalecos y chaquetas con Airbag. Así, en este video hecho con nuestro compañero Mariano “Jinchos” Hinjos, podéis ver una buena comparativa entre una chaqueta Spidi del año 2001 y una Dainese D-Air Racing 3 que ya me has podido ver usándola en alguna de nuestras pruebas como esta de la nueva Aprilia Tuono 660 que puedes ver pinchando aquí. También tienes el video para que compruebes como funciona.

Pero incluso bastante tiempo antes de eso, personalmente puede probar un chaleco Airbag (cuya foto puedes ver aquí) que se publicitó mucho antes, sobre el año 2008, a raíz de un accidente mortal que tuvo un policía municipal en Madrid. Corrieron ríos de tinta y se aseguró a la prensa que todos los policías municipales iban a usarlo para su seguridad… Mentira, por supuesto, porque nunca llegaron a usarlo. Primero por el precio, segundo por la tecnología que era muy justita y segundo por su peso (¡pesaba mucho que el condenado chaleco!) que, tras un uso continuado y diario, sobre cargaba la espalda de los propios usuarios.

Así, ya desde el año pasado la DGT nos “amenazaba” con que obligaría llevar chaleco Airbag a los motoristas. Así que aquí os voy a contar mi opinión personal tras haber probado, lo largo de los últimos años, varios tipos diferentes de prendas con Airbag.

¿OBLIGACIÓN DE LLEVAR CHALECO AIRBAG?

Esa “amenaza” de la DGT, desde un punto de vista de usuario real, no dejaba de ser la típica maniobra de enviar un “globo sonda” a ver cómo reaccionan los posibles perjudicados… Que somos nosotros. Por supuesto, rápidamente saltaron las alarmas y se recogieron miles de firmas en contra de semejante decisión. Primero, añadir a nuestra equipación habitual un chaleco Airbag supone llevar una más o menos abultada armadura absolutamente incómoda y no usable a diario, ¡y no os digo cuando llegue el verano y el calor suba de los 30 o 35°!, porque una cosa está clara: desde luego seguiremos teniendo que llevar una buena chaqueta con sus protecciones para que nos proteja hombros, codos y brazos, cosa que un chaleco no hace. Vamos, sería casi como tener que llevar dos chaquetas.

Así, llevar capas y capas de equipación que nos resultaría pesado como una armadura medieval… O casi Desde luego, lo más seguro es llevar un mono de cuero con sus protecciones y arrastraderas como los pilotos llevan hace décadas, y a nadie se le ha ocurrido obligar a llevarlo ¿Por qué ahora sí obligarían a llevar el Airbag?

Por otro lado, esta ley destrozaría el mercado de la moto porque ya no resultaría nada cómodo, sino más bien incómodo, usar la moto urbana a diario. Por otro lado, y de nuevo, se muestra lo incompetentes que son los políticos que redactan o sugieren este tipo de leyes, es su peso y tamaño. La envergadura de un chaleco Airbag (siempre hablando de los que equipan “hombre al agua”, que se ha contenido bastante desde aquellas primeras unidades, por supuesto) está el peso, que como os digo fue uno de los motivos por los que la policía municipal, hace ya lustros, dejó de usar la porque lesionaba la espalda de los guardias que lo usaron en sus horas de trabajo durante varios días. En fin, como siempre, leyes para motoristas redactadas por gente que no tienen idea de motos, o que incluso no tienen carné de conducir.

Ahora hablemos del precio. Los más baratos están por encima de los 300 o 400 €, que aparte de no ser nada cómodos de usar, destrozar el presupuesto de cualquier persona que quiera usar moto. Ya nos obligan a llevar casco, y también guantes en breve, que ya se encuentran en multitud de modelos a precios razonables, pero obligarnos a invertir 400 € en una prenda extra sería un gran lastre. Por cierto, como prendas de protección obligatorias, se lleva pidiendo mucho tiempo que rebajen o quiten el IVA de los cascos, pero aún seguimos esperando.

Ahora pasemos a los distintos sistemas por los que funcionan los Airbag, que son dos.

SISTEMA MECÁNICO POR CABLE

El sistema más antiguo, rústico, pero que hasta hace poco era usado exclusivamente, es el conocido como “hombre al agua”, porque también se usa en vehículos acuáticos para, en caso de caída, el vehículo se pare cerca de nosotros. Se trata de un enganche fijado en la prenda, y concretamente a dos pequeñas bombonas de aire comprimido alojadas en un bolsillo cerrado que se une a un cable que, a su vez, en el otro extremo se engancha a un punto de la moto. De este modo, en teoría, cuando haya una caída fuerte, el cable enganchado en el vehículo tirará de la anilla que libera la válvula que, a su vez, permite que el aire a presión de las cargas infle la bolsa Airbag.

Esto tiene varios peros. Primero, es un sistema muy antiguo cuyo funcionamiento básico no ha cambiado. El cable o los enganches se pueden partir, puede que la moto se arrastre junto a nosotros el suficiente tiempo para qué no llegue a “tirar” de la anilla que abre el circuito de inflado. Por otro lado, las dos botellas junto con el soporte y el sistema tienen un peso y una rigidez que pueden molestar en su uso, además de ser objetos duros con los que te puedes golpear en la caída. Bueno, y en un uso diario debes recordar, cada vez que te paras y te mueves, desenganchar el cable de la moto. Os aseguro que termina siendo bastante engorroso.

No obstante, tiene una gran ventaja y es por la que se está activando gran parte de la oferta de los fabricantes que han aparecido a raíz de la fiebre Airbag que nos ha invadido: que es bastante más barato que el sistema eléctrico. Por último, reconozcamos que realmente debe funcionar en caso de accidente y siempre es un excelente sistema de protección. Eso no lo olvidemos.

SISTEMA ELECTRÓNICO POR PLATAFORMA INERCIAL IMU

En la última década empezó a generalizarse el uso de las llamadas IMU (Inertial Measurement Units) o, en cristiano, plataformas de medición inercial o simplemente plataformas inerciales. Estos son unas pequeñas cajas con mecanismos electrónicos que calculan cualquier variación de velocidad, de ángulo y de inclinación. En su interior, con las funciones de giróscopo y acelerómetro, entre otras, calcula rápidamente una variación en cualquiera de los seis ejes. Es decir, para arriba, para abajo, izquierda, derecha, etcétera. De esta forma, es perfecto para qué “deduzca” cuando se está sufriendo una caída en moto.

Su origen proviene de los aviones, donde de hecho regulan el funcionamiento del famoso “piloto automático” del que tanto hemos oído hablar en las películas. Desde el 2014, se ha empleado intensivamente en las ayudas electrónicas y de pilotaje de las motos más deportivas primero, para irse generalizando más tarde a todo tipo de modelos, que antes se regulaban solamente por sensores. Desde el control de tracción hasta el anti caballitos o el ABS en curva, que hasta hace poco nos sonaban a ciencia ficción, ahora es regulado en todos los modelos por plataformas inerciales de seis ejes.

Pues estas IMU son los que han logrado que el uso de Airbag sea mucho más eficaz, compacto y ligero en las últimas generaciones de equipación de motorista, sustituyendo a las pesados, abultados y más molestos sistemas por cable y botes de aire comprimido. Su tamaño es prácticamente la mitad de un móvil, se puede insertar en cualquier lugar sin molestar, y así es usado y obligatorio desde el 2018 en los monos de los pilotos del Mundial de MotoGP y Superbikes. Por cierto, lógicamente funciona mediante la carga eléctrica de una batería de varias horas que se recarga mediante tomas muy similares o iguales a los de cualquier smartphone.

Bueno, pero como siempre también hay un problema. Frente a sus excelencias técnicas, las prendas que lo llevan son mucho más caras. Una chaqueta Airbag “normalita” difícilmente baja actualmente de los 1000 €., lo cual realmente sería económicamente letal para muchos aspirantes a usar cualquier moto ya sea para trabajo, transporte diario o su tiempo libre.

En fin, ya veremos cómo evoluciona el tema. De momento, por lógica y gracias a Dios, la obligación de llevar chaleco Airbag no ha ido adelante. Veremos a ver con qué nos sale la siguiente idea de los despachos de la DGT.