Kawasaki motos se independizará de su casa madre Kawasaki Heavy Industries ¿Cómo es esto posible?, te preguntarás. Pues aquí te lo explicamos.

Está claro que a todos nosotros la palabra Kawasaki nos trae a la cabeza fabulosas motos de motor verde, gran parte de ellas superdeportivas o fabulosos modelos “off road” o custom. Sí, eso es cierto, pero no olvidemos que Kawasaki motos pertenece a un súper conglomerado industrial japonés, con sede en Kobe, y cuyo nombre ya lo puedes ver más arriba y muchas veces se denomina con sus iniciales KHI.  Entre cuyas actividades está la fabricación de trenes, grandísimas grúas para la fabricación de puentes gigantes, motores de aviones y helicópteros, equipamiento aeroespacial, etcétera.

Es decir, que las motos son una pequeña división de una empresa industrial en que, desde un principio, la fabricación de motos se usó como una herramienta de soporte de imagen más que como negocio en sí mismo, algo que por otro lado también funciona, lógicamente. Es decir, fabrican motos para que se vea la marca, que ganen carreras que tengan repercusión publicitaria y para vender motos, no para perder dinero con ellas. Esta división se llama concretamente Kawasaki Motor Sports, al igual que en BMW el departamento de motos se denomina BMW Motorrad, por ejemplo.

Lo cierto es que con la pandemia todo el negocio industrial se ha encontrado con problemas que no contaba y desconocidos. Por ejemplo, en este caso, el departamento de motos de Kawasaki ha perdido 47 millones de dólares. Además de que por otro lado las motos se encuentran continuamente sitiadas por las normas anti emisiones que encarecen y complican el desarrollo de cualquier vehículo a motor. Por ejemplo, y heredado de su departamento aeronáutico, una de las últimas grandes evoluciones desarrolladas por Kawasaki para mejorar sus motores tanto en prestaciones como en emisiones ha sido la incorporación de los compresores volumétricos, cuyo funcionamiento te explicamos en este reportaje que puedes ver pinchando aquí,

y que ya hemos visto en motos como todas las Kawasaki H2, que inyectan más aire logrando una combustión más limpia, mejores prestaciones y bajando las emisiones.

No obstante, está claro que Kawasaki Heavy Industries necesita tomar decisiones al respecto, y de momento parece que a partir de octubre del año que viene (o sea, menos de un año) Kawasaki Motor Sports se independizara en gran parte de su casa central KHI. Literalmente, en su comunicado declaran que:

“La escisión de este negocio [KMS] acelerará la toma de decisiones y, ofreciendo productos y servicios en sincronía con los clientes -incluyendo nuevos estilos de vida-, Power Sports incrementará todavía más su rol como buque insignia del grupo, fortaleciendo Kawasaki como marca. A corto plazo, seguiremos trabajando para mejorar nuestra situación financiera. Sin embargo, cuando afrontamos una visión más amplia de la industria en su conjunto, vemos que se enfrenta a problemas importantes como el envejecimiento de la base de clientes y el cumplimiento de las normativas medioambientales.

Kawasaki está fortaleciendo la cooperación intraindustrial -por ejemplo mediante el desarrollo conjunto de la propulsión eléctrica y tecnologías avanzadas de seguridad, así como un gran número de partes funcionales-, con el fin de catalizar el crecimiento en el negocio Power Sports y lograr la revitalización del mercado”

Es decir, que parece que se prefiere que el departamento de motor tenga más independencia para desarrollar ideas que encajen en mejor y más rápido en la evolución del mercado, como por ejemplo motos o bicicletas eléctricas, y encajando las nuevas formas de vida y de transporte. Por ejemplo, también han mostrado su interés en nuevos motores de hidrógeno, con los que Suzuki ya desarrolló prototipos hace unos años como la Crosscage o una Burgman 125 con este tipo de propulsor, además de otras marcas como Honda que también parecen interesadas en desarrollarlos.

Los datos al respecto son aún nulos, pero se supone que se independencia dotará de más poder de decisión y desarrollo a Kawasaki Motor Sports. Por otro lado, no olvidemos que hace poco se han hecho con el control de la marca Bimota, como puedes ver en nuestro reportaje pinchando aquí, lo cual puede ser un buen indicativo el interés que tienen en la expansión que buscan en el mundo de las dos ruedas a segmentos y terrenos a los que antes no llegaban. En este caso, la de una marca premium de origen europeo para poder desarrollar y vender otros productos.

¿Veremos dentro de poco unas Kawasaki Superbike con motor de hidrógeno? El tiempo nos lo dirá, pero de momento desde luego lo que está claro es que el desarrollo de las motos Kawasaki será más independiente y, por lógica, más dinámico que nunca.