La intención de BMW de ampliar su mercado presentando modelos muy diferentes a los habituales, está clara con modelos como este impactante scooter BMW C 400 X.

Equipación: By City . Origine

Fotos+video: @mark-berdomas. @enfoqueatres . @bmwgroupprensa

Efectivamente, hace pocos años nadie hubiera apostado por que BMW tendría una gama de scooters más o menos convencionales, porque hasta ese momento la referencia más parecida había sido la futurista e incomprendida C1 con techo y cinturón de seguridad. Sin embargo, los alemanes eligieron la vía de crear una gama más variada para captar mucho más público, desde los que empiezan a montar en moto hasta los muy experimentados traileros (GS) o pilotos o aficionados de Superbikes (S1000RR). En esta ampliación de gama entraron en juego los scooters, arma definitiva para la movilidad urbana actual y necesario en cualquier marca que quiere hacerse con una amplia base de seguidores.

Por eso, BMW tiene hacía tiempo las grandes, impresionantes y caras 650 bicilíndricas, y recientemente aparecieron las 400 para ofrecer una alternativa más ágil y asequible de precio. Como sus hermanas grandes, estas 400 tienen dos caras: la GT diseñada para tener gran capacidad de carga y buena protección por un lado, y por otro la más deportiva X que es la que probamos ahora aquí para vosotros. Puedes leer el análisis técnico que publicamos en su momento pinchando aquí.

PRUEBA BMW C400 X 2019: IMPACTANTE

El motor de los scooter BMW 400 es un… 350, pero comercialmente denominarlo 400 es más efectivo, aparte de dejar a la fábrica la puerta abierta a subirlo de cilindrada con la misma base, manteniendo la denominación dentro de unas temporadas. Además, y lo que más nos interesa como usuarios finales, es que a nivel de potencia y prestaciones no tiene nada que envidiar a sus rivales de “400 reales” con 34 CV. Por ejemplo, el Kymco Xciting 400 declaraba 36 cv y la Suzuki Burgman 400 (cuya prueba puedes leer aquí) 34.

Es un monocilíndrico con 4 válvulas, refrigeración líquida y toda la tecnología de un motor actual. La transmisión, como casi cualquier scooter, es automática con variador centrífugo.

La horquilla es convencional con barras de 35 mm y detrás tiene dos amortiguadores regulables en precarga. En cuanto los frenos, tres discos de 265, 2 delante más el trasero. Cuenta con buenas pinzas Bybre (recuerda, By Brembo. Es la marca que la legendaria fábrica ha creado para equipar motos pequeñas y scooters) con cuatro pistones delante, por supuesto con ABS de última generación. Las medidas de sus neumáticos son de 120- 70 x 15 delante y 150-70 × 14 detrás. Buenos anchos para un scooter.

Para tratarse de un modelo rápido y capaz, no parece muy grande de medidas con 2. 210 mm de longitud total, y pesa 204 kilos. Como la altura de su asiento es de 775 mm, aunque puedes elegir un asiento a 760, no tendrás problemas para llegar al suelo sea cual sea tu altura.

En cuanto complementos electrónicos, la lista es interminable. Nuestra unidad incorporaba llave remota, por lo que puedes llevar en el bolsillo y arrancarla solo apretando un botón. La pantalla TFT te ofrece una visibilidad que parece un buen smartphone y la navegabilidad a la que ya nos estamos acostumbrando en muchas motos, pero más en los scooter de gama alta como este. Podemos comprobar el estado de la moto tanto de batería, autonomía, etc., etcétera. Se puede instalar la app Connect Ride (656 euros) para poder parear tu teléfono móvil con la pantalla, de forma que puedas desde reproducir música hasta saber quién te está llamando y conectarla con Bluetooth. Por supuesto, todo pensado para navegar desde las piñas sin tocar botones al lado de la pantalla y tener que soltar las manos del manillar.

Bajo el asiento tiene, como cualquier scooter, su hueco para llevar carga. En este caso incorpora el sistema Flex Case que ya vimos en los 650 en que la parte trasera tiene un alojamiento en forma de fuelle que se puede bajar para aumentar su tamaño y poder alojar un casco cuando la moto esté aparcada. Como sistema de seguridad, si no se pliega la moto no arranca.

No obstante, con el Flex Case cerrado el hueco delantero no tiene capacidad para albergar un casco integral, por lo que su capacidad es bastante reducida.

PRUEBA BMW C400 X 2019: ESTABILIDAD (CASI) DEPORTIVA

Con la misma base se crean dos scooters diferentes, uno más rutero y otro más deportivo. Así lo hizo BMW con el 650 y ha repetido la operación con la 400. En este caso, por ejemplo el frontal con un doble faro LED asimétrico, que nos recuerda al de las antiguas trail de la marca, es una de sus señas de identidad… y a unos les parece más bonito y otros menos. Su pantalla separada del carenado protege bien, pero en esta unidad no era regulable aunque puede serlo si lo eliges como opción.

Nada más sentarte en ella, la sensación que transmite es de compacidad y control absoluto. En ciudad te mueves con ella con una agilidad envidiable y siempre con buen tacto de motor, lo que hace notar el cuidado de los chicos de BMW a este respecto. Las holguras que en muchos modelos encontramos entre el giro de acelerador y el empuje de la rueda trasera aquí prácticamente no existen gracias a un buen cuidado de la transmisión, por lo que es perfecta para mantener el equilibrio cuando vas rodando entre coches y en medio del tráfico urbano. Además, repito, la sensación de control es casi perfecta en este medio.

Si salimos a la carretera las buenas sensaciones continúan. Con un frontal algo estrecho, si quieres protegerte del aire has de cerrar las rodillas, pero la pantalla bastante elevada si que desvía el viento de tu cabeza y no produce casi turbulencias, ni siquiera a alta velocidad. Y es que con 34 CV y sin problemas aerodinámicos, lo cierto es que se puede llegar a rodar muy rápido con esta BMW C 400 X. Por ejemplo, en carretera puedes mantener 130-140 sin problemas… Mecánicos, porque legales ya sabes que la Guardia civil te pondría una buena multa.

 No obstante, lo que más sorprende es la estabilidad que ofrece incluso en curvas muy cerradas en que muchos scooters tienen la tendencia a sobrevirar al ser altos y con ruedas pequeñas. En este caso, con 14 y 15 pulgadas y buenos anchos (recuerda, 110 delante y 150 detrás) combinado con un excelente tacto de acelerador, te permite seguir trazadas que no te imaginabas cuando te has subido a ella por primera vez. Incluso llevando pasajero, la respuesta del motor sigue siendo enérgica, efectiva y con relativas pocas vibraciones sobre las 4.000 revoluciones.

E incluso en estas condiciones- zona de curvas, conducción moderadamente sport y con el peso de dos adultos-el consumo es realmente bajo. Siempre se mantuvo por debajo de los 4 l de media, pero en uso normal ciudad-carretera se mantenía en 3,5… Lo cual demuestra una vez más que cualquier usuario de coche debería comprarse un scooter porque, sólo con lo que se ahorra de gasolina, le saldría rentable.

Con sus casi 13 l de capacidad de depósito (12,8) se le calcula una autonomía teórica de unos 360 km, lo que es una buena medida para los que la usan a diario y poder espaciar mucho sus visitas a la gasolinera, algo siempre engorroso en la ciudad. Por cierto, ¡que bueno es poder abrir el tapón de la gasolina sin llave gracias a la apertura remota! Aquí se echa de menos un freno de mano para cuando tienes que dejarla aparcada, y más si te tienes que parar en una cuesta como la de entrada a tu garaje mientras te sacas las llaves del bolsillo…

El tema de la carga es otra cosa. Puedes llevar alguna bolsa entre las piernas, aunque tiene túnel central con lo cual no es demasiado cómodo, pero no tener capacidad bajo el asiento para transportar un casco integral en marcha (cuando vas a buscar a un [email protected], por ejemplo) es un handicap que muchos podrán aceptar, pero otros pensarán que necesitan más espacio.

Eso si, cuenta además con dos huecos laterales con tapa a los lados del escudo donde también caben más elementos y el izquierdo tiene toma de carga para el móvil o lo que necesites.

PRUEBA BMW C400 X 2019: CONCLUSIÓN

La familia de scooters BMW promete seguir creciendo, pero con modelos como esta C 400 X la verdad es que abarcan un rango de uso prácticamente desde la facilidad de manejo de una 125 grande hasta casi las posibilidades ruteras de sus hermanas grandes 650. En ciudad se mueve bien y con seguridad, mientras que en la carretera soporta buenas medias de velocidad con una protección aceptable y los consumos son bajos. Además, con su inacabable lista de complementos (como siempre en BMW) la puedes equipar hasta el punto que quieras para facilitar su uso. Por ejemplo, cuando llegue el invierno los puños calefactables son el arma absoluta, y no todas las marcas se lo pueden ofrecer.

Su limitada capacidad de carga es su punto más débil, pero su polivalencia es su punto más fuerte. Y su diseño, es sólo tienes que decidir tú. Lo que está claro es que BMW ha hecho un buen trabajo con sus scooters 400.

Aquí tienes la muestra.

PRUEBA BMW C400 X 2019: LIKE-NO LIKE

LIKE-Motor. Estabilidad. Complementos y ayudas electrónicas.

NO LIKE- capacidad de carga limitada. Pantalla no regulable de serie. No tiene freno de mano.