Recientes rumores aseguraban que Kawasaki había comprado la mítica marca Bimota, y parece que la noticia se confirma. Habrá novedades en el Salón de Milán.

Es una de esas noticias que parecen rumores casi de prensa amarilla. Que una de las fábricas de motos deportivas más legendarias del mundo sea comprada por la más “racing” de las japonesas, no parecía muy lógico desde un punto de vista empresarial. Recordemos que Bimota (por las iniciales los apellidos de de Valerio BIanchi, Giuseppe MOrri y el Dios del diseño del mundo motorista Massimo TAmburini) nació prácticamente con los años 70, y su meta era crear motos súper deportivas, con toda la tecnología existente y de verdadero lujo sin importar el precio. Así creó verdaderas leyendas como la Tesi con basculante delantero en lugar de horquilla, y casi todas equipaban motores de otras marcas cuya inicial se unía al nombre. Es decir, que una SB tenía motor Suzuki, o una DB motor Ducati. La excepción sería el VDue 500, un propulsor V2 a 90 º 2 tiempos puramente deportivo sin concesiones que prometía 110 CV con un peso de 500 GP (160 kilos) que parecía llamado a revolucionar el mundo de la moto con su inyección electrónica, pero que fue un fracaso absoluto. En 1997 comenzó su produción con 120 unidades (otras fuentes dicen 150) y TODAS fueron devueltas con averías. En fábrica montaron carburadores en lugar de los inyectores Siemens y las roturas se controlaron (no otros problemas), pero ya no pasaba las normas anti emisiones de EEEU entre otros países. Así, Bimota estuvo a punto de cerrar por bancarrota.

Por supuesto, también hubo Bimotas KB. Es decir, con motor Kawasaki. Concretamente tres: la KB1 de 1015 cm³ entre 1977 y 78, la KB 2 de 543 cm³ entre 1980 y 81, y la KB3 con motor de 1000 entre 1982 y 83. Aquí puedes ver la foto de esta última.

Lo normal hubiera sido que algún gigante industrial chino o indio como Royal Enfield, que ya mostró claro interés en comprar Ducati cuando Audi pensó en venderla (como puedes leer pinchando aquí) hubieran sido alguna de las que apostase por la leyenda que conlleva una marca como Bimota y conseguir así directamente una imagen tan prestigiosa.

Pero no, Kawasaki habló directamente con los dueños de la marca italiana (Marco Chiancianesi y Daniele Longoni) para hacerse con ella. Lo cierto es que en los últimos años Bimota llevaba sufriendo un serio bache económico, e incluso su última deportiva que participó de forma casual en el mundial de Superbikes hace pocos años con motor BMW S 1000 RR (Bimota BB1) no hacía honor a los famosos diseños refinados y futuristas de la marca, teniendo unas líneas bastante clásicas e incluso podríamos denominar vulgares. Como muestra, aquí tienes una foto.

Aparte de eso, sus últimas presentaciones fueron la Bimota Impeto, una naked deportiva, y el colofón fue la eléctrica Bimota EB1 Concept en el 2017. Ninguna de ellas se comercializó, quedándose sólo en prototipos de salón.

Así, parece que la marca anunciará en grandes novedades en el faraónico salón de Milán 2019 sus, el más importante del mundo de la moto, a celebrar a primeros de noviembre

¿Veremos una Bimota “turbo” sobrealimentada con el motor de la Kawasaki H2? Todo puede ocurrir…