Márquez parece estar en un año aciago. Ha tenido que pasar de nuevo por el quirófano y no podrá estar en la siguiente carrera de MotoGP.

Todo parecía avanzar bien para la lesión del campeonísimo Marc Márquez tras la lesión que sufrió en su caída en el Gran Premio de Jerez el pasado 19 de julio, tanto que intentó salir en el pasado Gran Premio de Andalucía -una semana más tarde – en el mismo circuito andaluz  la semana pasada, pero las cosas parecen estar torciéndose. Ha tenido que ser operado de nuevo hoy mismo de su húmero derecho porque la placa de titanio se ha dañado. Así, no podrá estar el próximo fin de semana en el Gran Premio de la República Checa sobre el asfalto del circuito de Brno.

El doctor Mir, el actual “gurú” de los traumatólogos para los pilotos, junto con su equipo han cambiado esa placa y deberá estar al menos-repetimos lo de al menos- dos días antes de recibir el alta. El doctor ha declarado:

“El piloto del equipo Repsol Honda ha sido intervenido hoy por segunda vez del húmero derecho, después de que se le haya encontrado dañada la placa de titanio por acumulación de estrés. Una acumulación de estrés en la zona operada ha provocado que el implante cediera, consecuentemente se ha producido una fractura per-implante, por lo que hoy se ha procedido a retirar la placa de titanio y substituirla por una fijación nueva. El piloto en ningún momento ha sentido dolor durante este periodo. Ha seguido siempre las indicaciones médicas y las sensaciones de su cuerpo. Desgraciadamente, un sobre estrés ha provocado esta rotura. Ahora toca esperar 48 horas para calibrar el tiempo de recuperación”