Cuando monté en la última Ducati Diavel 1260 S, recordé la letra de la canción… Anoche vi a Lucifer/ Y al alba bailé con él/ Ahora sé que a su lado/ Va gente como yo” Por eso iba a probar la Ducati Diavel 1260 S…

En marzo de 2011 estaba en la presentación de la Ducati Diavel…. ¿La Ducati Qué? Hoy día es difícil transmitir la sorpresa y la extraña sensación que nos invadió a todos los que estábamos allí al verla, ¡y no os cuento al probarla! Ya habíamos visto las primeras unidades en el noviembre anterior, en el salón EICMA de Milán. Los rumores de que Ducati iba a hacer una custom al final resultaron ser ciertas… o, bueno, al menos ciertas a medias, porque realmente se trataba de una extraña moto con claros tintes de “muscle bike” al estilo de la Yamaha VMax o de la Harley VRod (sobre todo la Muscle), pero con una diferencia de casi 100 kilos menos. Además, su chasis multi tubular rojo y sus prestaciones trituraban a lo que podríamos llamar su competencia más o menos directa. Estaba claro que Ducati instauraba un nuevo segmento que combinaba el espíritu “hot rod” con la más clásicas super deportivas italianas con 162 caballos declarados en el rotundo V2 de 1200 cm³, 1. 198 reales. Un combinado difícil, sin duda, y en el que poca gente confiaba tanto técnica como comercialmente.

No obstante, el tiempo dio la razón a los chicos de Ducati. La Diavel marcó un antes y un después en el diseño de la moto, y hay que reconocer que apenas han aparecido rivales directas. Quizá porque es un segmento tan extraño y personal que prácticamente lo ha monopolizado Ducati, o porque son motos muy difíciles de diseñar y realizar con éxito. Desde entonces, Ducati la actualizó ligeramente en el 2014, incluso presentó un modelo Touring con maletas y cúpula, para presentar la Diavel X (cuya prueba puedes leer pinchando aquí) en el 2016 muy modernizada , con multitud de ayudas electrónicas, unidad inercial IMU, casi 60 combinaciones ergonómicas para encontrar tu posición de pilotaje ideal (el gran y eterno problema las custom) y el nuevo motor denominado 1260 (1262 cm³ reales) que además incorporaba esa maravilla denominada DVT (Desmodromic Variable Timming, cuyo funcionamiento puedes ver en este video) que adapta  la distribución al régimen de giro del motor y evitar las típicas “toses” de los motores con pistones tan grandes como este gran bicilíndrico. Aquí ya declaraba 156 caballos al haberse adaptado a las nuevas normas Euro.

PRUEBA DUCATI DIAVEL  1260 S: MÁS DE TODO

Y en el 2019 ya vimos su gran evolución desde su aparición. Primero, el diseño ha cambiado. El chasis más corto para ser más manejable y el basculante más largo para tener mejor tracción, además de que elementos como el asiento o los escapes cortos saliendo por debajo (y con toda la gran marmita catalizadora perfectamente disimulada debajo) también han cambiado. Pinchando aquí puedes leer el reportaje sobre ella que escribimos en su momento.

La filosofía de esta Diavel S es desarrollar un modelo más sport que los anteriores modelos (de ahí el chasis más corto, etc.), y sobre todo de la X, que mucha gente calificó como la primera custom de Ducati, pero como puedes ver pinchando aquí en nuestro reportaje, Ducati ya había entrado en este terreno con anterioridad.

El motor prácticamente sigue igual que en el modelo anterior (la X), que recordemos que es un1262 reales al haber subido a esta cilindrada con cotas de 106 mm. de diámetro por × 71,5 de carrera desde el anterior V2 de 1198 con 106 × 67,9. Es decir, que ahora tiene más carrera que antes, lo que es igual a decir que los cilindros son ligeramente más altos.

Eso sí, declara 3cv más que la X, 159, y cuenta con tres curvas de potencia y sus modos de conducción que básicamente son Urban, Touring y Sport, de más suave y con más instrusismo del control de tracción en la primera, a tacto claramente más deportivo y agresivo en la última.

Por otro lado, tuvimos la suerte de probar la versión S que cuenta con más equipamiento que la serie “normal”, con elementos Öhlins de amortiguación, Brembo de frenado con pinza M50 y  bomba PR16/19 para la versión S (frente a pinzas M4.32 con bomba PR18/19 de la versión básica) y multitud de electrónica, entre otras el cambio semiautomático bidireccional DQS (Ducati Quick Shift) que te permite subir y bajar marchas sin tocar el embrague, lo cual es una grandísima ventaja en motos tan rápidas, potentes y con gran cilindrada unitaria como esta. Calcula… 631 cc por pistón.

El peso si ha subido claramente desde aquella primera “moto mutante” del 2010. Ahora ya declara casi 240 kilos con los llenos, y es que las continuas normas anti emisiones (o sea, las Euro) obligan a sobrecargar los vehículos con más catalizadores, sensores, silenciadores en el escape, etc. No obstante, en marcha es otra cosa.

PRUEBA DUCATI DIAVEL  1260 S: DIRECTO AL INFIERNO, ¿O AL CIELO?

Volver a montarte en una Ducati Diavel es siempre una experiencia extraña. Pocos días antes había probado una mega custom que se podría calificar de rival de esta Ducati, aunque realmente proporcione 60 caballos menos y pese 30 o 40 kilos más. Efectivamente, cuando te montas en una moto así instintivamente siempre esperas mucho peso al enderezarla, dirección pesada, bastantes vibraciones… Pero no. Nada más subir la de la pata de cabra y gira el manillar notas que es (y sobre todo se siente) mucho, mucho más ligera

Con la llave wireless de Ducati sólo hay que apretar el botón ON y ese sonido mezcla entre la rotundidad habitual de un gran bicilíndrico y la electrónica que invade este gran V2 llegan a tus oídos. Se nota perfectamente como entra en funcionamiento el sistema de distribución variable DVT según giras el acelerador adaptando toda la mecánica interna en movimiento al régimen ¡Realmente increíble lo que mejora el comportamiento de la moto!

Tras un primer momento saliendo del concesionario Ducati en el centro de la ciudad en que probé el modo Urban, rápidamente salí a carretera nacional donde directamente pasé a disfrutar de los casi 160 caballos. Como ya recordaba, la rotundidad de este súper bicilíndrico al giro de acelerador es como la patada de una mula en tu culo. Te sientes catapultado hacia delante, pero con una sensación de control que en las primeras Diavel no tenías.

No solamente es electrónica con controles de tracción, ABS inteligente y similares, sino que sientes como la entrega de caballos sigue siendo espectacular, pero con la magia de sentirlos siempre bajo las órdenes de tu puño derecho. Y de tu cerebro. Curiosamente, uno de los efectos de este motor y sobre todo en este modelo, y gracias especialmente al DVT, es contar con un freno motor mucho más suave que los antiguos modelos.

Tienes un poco sensación de “falta de freno motor”, algo parecido a lo que te ocurre con los motores Yamaha Crossplane, puesto que al llegar a cualquier curva, y especialmente las lentas, sueltas acelerador y no sientes como las pistonadas tienden a pararte bruscamente. Simplemente puedes bajar marchas como una ametralladora gracias al DQS y seguir acelerando por tu trazada, sin el retumbar de una retención agresiva. Esto a veces te obliga a bajar una marcha más o a acariciar los frenos, sobre todo hasta que te acostumbras a esta “retención suave”, pero con un chasis excepcional y el tacto prácticamente inmejorable del súper equipo Brembo de frenos, todo resulta fácil. Además esto es remarcable, porque ahora tiene transmisión por cadena, mientras que en modleos anteriores era por correa, algo que siempre ayuda a suavizar la respuesta.

Como sabrás, una de las mayores características técnicas y estéticas de las Ducati Diavel fue desde su inicio montar un neumático 240 trasero, para la que desarrollaron una rueda especial con diseño EPT (Enhanced Patch Technology) para lograr mejor apoyo y progresividad en inclinaciones. El neumático fue el Pirelli Rosso II, y ahora se ha evolucionado al Rosso III. Desde luego, el tacto es diametralmente diferente al de otros modelos (básicamente mega custom) con estas gigantescas gomas traseras, pero echo de menos probarla con un 200 que le permitiría un tacto prácticamente de gran naked deportiva. ¡Eso debe ser absolutamente espectacular!

A los mandos, notas que la calidad de terminaciones en Ducati es simplemente otro nivel. De los botones (retro iluminados en las piñas, por cierto, detalle definitivo para conducir de noche) al ajuste de los tornillos, plásticos, terminación del escape, el basculante o la gran pantalla TFT de 3,5 pulgadas, es todo espectacular. Realmente estamos ante un modelo premium, que también se refleja en su precio cercano a los 23.000 € en esta versión S, que no hay que olvidar que incorpora electrónica de primera heredada de MotoGP que, aparte de la que ya hemos comentado, también tienes el Ducati Wheelie Control (DWC), Ducati Power Launch (DPL) y, en esta versión S, el control de crucero.

El estudio de la ergonomía es realmente otro de los detalles en que se nota el cuidado que tienen los chicos de Ducati en sus motos, y en esta Diavel S en especial. Estriberas un poco elevadas delante que pueden molestar a los más altos, y el manillar un poco corto, herencia quizá de ese espíritu “naked sport” que se le quiere conferir a este modelo, pero básicamente es una mezcla entre cruiser y sport como parecía imposible llegar a conseguir. Por eso es una moto perfectamente disfrutable tanto en carretera reviradas como en ciudad con el suavísimo y poco bebedor modo Urban, que prácticamente tiene un tacto acelerador digno (o incluso más suave) de cualquier modelo ciudadano.

En carretera, desde luego con 160 cv es capaz de alcanzar velocidades muy, muy altas… muy por encima de los 200 km/h. Quien no será capaz eres tú que sentirás como el cuello lucha por no separarse de tu tronco cuando empiezas a sobrepasar los 160. O menos.

Y si quieres viajar, desde luego es mucho más apta que cualquiera de las Cruiser que puedas conocer, y además puede recurrir al siempre bien surtido y elegante catálogo de complementos propios de Ducati para instalarle una pantalla que te desvíe el aire del cuerpo y unas alforjas para el equipaje. De hecho, sería una buena idea probarla así en una buena ruta… ¿Qué te parecería?

A este respecto, además ten en cuenta que el motor y su electrónica están muy evolucionados, por lo que los consumos son increíblemente bajos. Si realmente giras el acelerador con alegría en modo sport pasarás de los 6 l, pero en modo Road a ritmo turístico con pasajero apenas pasa de los 5…  Aunque como siempre en las motos con una aerodinámica “semicustom” tan particular, los consumos dependen mucho del aire y de las condiciones atmosféricas. Por cierto, el asiento muy mullido y las estriberas traseras se me antojan ahora algo más cómodas que en el anterior modelo.

Desde luego, no es una Multistrada con respaldo integrado en el “top case” trasero (aunque también puedes instalar un pequeño apoyo lumbar para el pasajero en esta Diavel), pero que puede llevar pasajer@ con cierta comodidad, sobre todo si es de una talla compacta, ya te lo puedo asegurar.

PRUEBA DUCATI DIAVEL  1260 S: CONCLUSIONES

La Ducati Diavel siempre ha sido, porque nació pretendiéndolo, un “rara avis” en el universo de la moto, y así se mantiene. Cierto que ya su estética y su filosofía ha penetrado mucho más en el mercado y al que quiera comprarse una ya no se le considera un “loco de la colina”, como si ocurría hace años. Todos estos comentarios te los “combinamos” en la video prueba que hacemos de cada moto nuestro amigo Mariano “Jinchos” Hinjos y un servidor, y que puedes ver pinchando aquí.

No obstante, el que quiera disfrutar de esa estética con un toque “Cruiser” (mucho más bonita ahora que los primeros modelos, sobre todo en el frontal, por cierto) con una dinámica con la que disfrutar en una ruta por la sierra el fin de semana, aquí tiene la solución. Además, siempre tendrá ese toque de distinción que tienen las Ducati, y el espíritu especial y diferenciador que siempre tienen y tendrán las Diavel.  Y una calidad y un comportamiento que no puedes dejar de admirar por mucho que conozcas el mundo de la moto. No lo olvides.

Disfrutar de una buena ruta con Lucifer es un privilegio que no todos pueden tener, y para que te inspires aquí te dejo el videoclip de la canción del grupo OBK a la que me refería al principio ¿Te atreves?

PRUEBA DUCATI DIAVEL  1260 S: LIKE-NO LIKE

LIKE- diseño con personalidad. Tecnología y calidad de terminación. Combinación estética cruiser- comportamiento sport

NO LIKE- protección aerodinámica de serie. Precio elevado (aunque merecido) de esta versión S.

FOTOS PRUEBA DUCATI DIAVEL 1260 S