En su presentación ya comprobé que la Suzuki GSX-S 950 era una de las mejores opciones para el que busca su primera moto “grande” con el carnet A2. Tras la prueba a fondo… ¿sigo pensando lo mismo?

Soy de los que opina que, durante el último año, Suzuki ha dado un vuelco a ciertos detalles de la evolución de sus motos y, aprovechando elementos que ya tenía y que también había explotado en modelos como la Katana o la GSX 1000 F, desarrollan motos mucho más efectivas e, importante, detalles mucho más, digamos, agraciadas estéticamente. No sé el motivo, pero realmente, modelos como la GSX-S 1000 que probamos hace poco o esta 950, por no hablar de la GSX GT cuya prueba leeréis es muy poco tiempo, son mucho mejores motos que las anteriores.

Lo curioso es que todas ellas incorporan el chasis doble viga de aluminio y el fabuloso tetracilindrico en su momento fué de la GSXR 1000 2004 y posteriores. Estás motos actuales (del último año), se notan más efectivas, mejor puestas a punto de serie (amortiguación, por ejemplo), con electrónica más ajustada y efectiva y, en definitiva, mejores motos. Además, mucho más bonitas que los diseños un poco epatantes de los modelos anteriores. Así, comenzaba el test a fondo de la GSX-S 950 con muchas ganas de probar una gran moto en condiciones «reales”. Es decir, comprobar desde como arranca por la mañana, se mueve por el tráfico, en tus excursiones con los amigos, o sirve para un uso real. Así que, comencemos.

PRUEBA SUZUKI GSX-S 950: EL MUNDO REAL.

Te montas en ella y la ergonomía realmente eficaz combina muy bien comodidad con control de tren delantero. No tiene grandes exquisiteces como por ejemplo estriberas regulables, pero desde luego la moto resulta cómoda con una combinación perfecta entre turismo y usabilidad diaria, con un toque “sport” y buen control de entrar en delantero. Además, el ajuste de la amortiguación resulta realmente cómoda, y ya recordaba que, en la presentación, combinaba muy bien cierta firmeza con comodidad. Precisamente este es uno de los detalles que la diferencian de la claramente más “Street Fighter” de concepto GSX-S 1000 de esta 950, siendo totalmente regulable en la hermana “grande” pero que aquí, en la 950 enfocada a un comprador novel sin muchas exigencias dinámicas, la horquilla no lo es. Eso sí, en ninguna de ellas la amortiguación de un nivel excepcional, aunque, como digo, si muy efectivo.

Recordemos que el motor es exactamente el mismo en ambos modelos, y que la denominación 950 es simplemente comercial para «atraer» a los compradores potenciales, que son los que tienen el carnet A2 calentito en el bolsillo y buscan motos atractivas y efectivas para entrar en el mundo de las dos ruedas. Pequeños detalles que incorporan las Suzuki recientemente, como el arranque semiautomático en que presionas el botón de arranque y el motor gira independientemente hasta que cobra vida, son pequeños grandes detalles que te hacen el uso de cualquier moto mucho más agradable, sobre todo en invierno y con temperaturas muy bajas.

Recordemos que hasta hace poco, las Suzuki exigían tener presionada la maneta de embrague para arrancar aunque estuvieras en punto muerto, lo que resultaba un punto engorroso que ahora no solamente ha desaparecido, sino que se ha mejorado. Cuando metes primera también hay más ayudas como el control del ralentí en frío TI-ISC, sistema para evitar que se te cale, aunque el motor no tenga la adecuada temperatura de funcionamiento. Esto, especialmente para los que usen el medio urbano habitualmente, es otro pequeño gran detalle qué hay que agradecer a los chicos de Hamamatsu, y también el antibloqueo que es la Asistencia del Embrague Suzuki (SCAS).

Todos los detalles técnicos puedes encontrarnos en el reportaje de la presentación que puedes leer pinchando aquí, que no os repito ahora para no alargarnos con datos técnicos siempre algo densos.

Simplemente os diré que la compacidad y efectividad de este chasis y la dulzura y potencia que combina este motor de cuatro en línea es el motivo por el que Suzuki ha podido aprovecharlo hasta la saciedad, ¡y lo que nos queda!, al provenir de un motor de unos 180 cv. Ya con los 153 de la S1000 con el colmo de la dosificabilidad, pero en este caso la 950 puedes adquirirle con 35 y ampliarla a 70 Kw (vamos, 47 y 95 CV) es puro terciopelo.

Los consumos son fáciles de mantener por debajo de los 6 litros y sólo subirás de ahí si retuerces el acelerador sin perdón (para intentar seguir a motos “full power” en un curso en circuito, por ejemplo). El chasis doble viga de aluminio proviene de una auténtica Superbikes, así que no te digo nada sobre lo sobrado que está de rigidez para estas prestaciones, y los frenos cumplen porque me mostraron una relación mordiente-dosificabilidad perfecta para una moto sport ligera como esta.

En cuanto a electrónica, Suzuki ha optado en sus últimos modelos por la simplicidad y efectividad frente a los complicados y difíciles de ajustar de modelos de la competencia. Realmente, te das cuenta de que, en un uso real, 3 niveles de regulación en cada parámetro que quieras personalizar (como el Sistema de Control de Tracción Suzuki STCS, el único que incorpora esta 950) es suficiente…o no, eso depende de ti.

Par uso turístico es perfecta por sus nulas vibraciones, bajo consumo y prestaciones correctas (en la versión 70Kw-95 CV)… pero es una naked. Viajarás bien, pero con el aire azotándote sin perdón, y el asiento trasero no es un tresillo orejero precisamente para el-la [email protected]… Pero en asientos mucho peores han viajado mucho [email protected] y no ha pasado nada.

PRUEBA SUZUKI GSX 950: EL FINAL

Efectivamente, esta Suzuki GSX-S 950 se me he confirmado como un modelo de primera línea en la elección de todo aquel que busque su primera moto. Su diseño combina agresividad con atractivo, e incluso cierta elegancia (esto también depende del color elegido: Metallic Triton Blue, Pearl Brilliant White y Glass Sparkle Black) como pocas, y su parte ciclo es impecable. Si buscas más prestaciones y más ayudas electrónicas, tienes su hermana 1000… aunque para eso deberías esperar a tener el carnet A2 más de dos años. Mientras tanto, aquí tienes lo mejor que puedes disfrutar

PRUEBA SUZUKI GSX-S 950: LIKE-NO LIKE

LIKE: Diseño. Motor. Parte ciclo.

NO LIKE: Horquilla sin regulación. Protección aerodinámica. Solamente incorpora control de tracción.

FOTOS PRUEBA SUZUKI GSX-S950