Prueba Moto Guzzi 2017: rodando con las águilas

Moto Guzzi es una de las marcas de motos clásicas de nuestro mercado en especial, y de todo el planeta en general. Pues probamos todos sus modelos en una ruta veraniega ¿Qué te parecen?

A pocos se les puede escapar la profundidad histórica que Moto Guzzi tiene en el mercado de la moto, pero sobre todo en España. Durante mucho tiempo, básicamente hasta la llegada de los japoneses a principio de los 80, Moto Guzzi era la representación del más importante del concepto de “moto grande y potente” con modelos como la legendaria Le Mans 850 o la super custom de la época, la California.

Desde entonces, la marca del águila ha pasado por distintas fases, la última de las cuales fue ser absorbida por el gigante europeo de la moto Piaggio. De este modo, sus tradiciones estéticas se mantuvieron pero se le inyectó una ingente cantidad de calidad y modernidad en forma de, entre otras cosas, electrónica. Así, los modelos que pudimos probar en esta   ruta-presentación organizada por Moto Guzzi España todas tienen inyección electrónica de última generación, pero también aceleradores electrónicos, antibloqueo , control de tracción y otras excelencias que muchos usuarios piensan que estos modelos no tendrán porque son “como las antiguas”

Bueno, el caso es que se nos convoca los periodistas en los talleres centrales de la marca, y allí nos estaban esperando todas las Moto Guzzi 2017. Con un calor de justicia, nos montamos cada uno en la que elegimos (yo opté por la preciosa Audace) e iniciamos una preciosa y revirada ruta por la sierra.