La pretemporada de MotoGP se está presentando para el equipo Yamaha como una verdadera comedia de enredo con varios actores famosos. Aquí os lo contamos.

Comencemos por finales de la temporada MotoGP 2019, cuando Lorenzo decía adiós tras una nada brillante primera temporada en el mejor equipo del mundial, el Honda HRC. Sin embargo, todos sabemos que antes de eso había protagonizado unas muy brillantes temporadas en el equipo Yamaha y otras duras, pero con momento realmente luminosos con victorias incluidas con Ducati.

También durante el 2019, las Yamaha oficiales no habían resultado como todos esperaban. Maverick Viñales se quejaba de que el desarrollo de la moto no era el adecuado, y muchos clamaban porque la super estrella Rossi dejara su plaza de piloto en el Yamaha Monster a otro, porque ya no rendía como solía en su época más luminosa. Lo cierto es que puede que no ganase, pero desde luego Valentino seguía luchando habitualmente por los puestos de cabeza, y subiendo al podio. Por lo tanto, si él debía dejar de competir, ¿qué habría que hacer con todos los que quedan detrás?

El caso es que por otro lado para el 2019 Yamaha ya tenía un equipo para colaborar en el desarrollo de sus motos, un equipo con mucho nivel y dinero patrocinado por la malaya Petronas, que en su momento ya tuvo un serio papel en la Superbikes patrocinando el equipo que dirigió Carl Fogarty tras ser multicampeón del mundo, ¡y además con moto propia!: La famosa Petronas tricilíndrica. Dispuestos a volver al mundo de la competición motociclista, los malayos ofrecieron primero una de las dos Yamaha MotoGP a Dani Pedrosa, que en ese momento acababa de dejar (o más bien acababa de ser cesado) su marca de siempre, Honda. Hubo un momento en que pareció formalizarse la firma de Dani por la marca de los diapasones, pero al final no fue así y Pedrosa decidió seguir con las motos, pero a un nivel más tranquilo como brillante piloto desarrollador de las KTM Red Bull MotoGP.

Lo cierto es que el flamante nuevo equipo Petronas Yamaha no encontraba pilotos, y por fin fichó a Morbidelli y a Quartararo, conocido como “El Diablo”. Precisamente este último se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la temporada, ganando carreras y disputando con frecuencia la victoria al mismísimo Marc Márquez y a las Ducati oficiales, por no decir que quedó con asiduidad por delante de las dos Yamaha oficiales de Viñales y Rossi. Desde luego, una papeleta difícil de digerir para los directivos de la marca ver como unos pilotos privados y en teoría con motos de segunda, quedaban por delante del primer equipo con motos oficiales.

EL CASO DE YAMAHA MOTOGP 2020: Y LLEGAMOS AHORA.

El caso es que todos estos factores y personajes que han evolucionado en la temporada 2019, parecen haberse juntado, mezclado y explotado esta misma semana. De momento, el martes 28 se confirma que Yamaha ha renovado Maverick hasta el 2022, lo cual demuestra la confianza que la marca tiene en el español, que se ha caracterizado por unos excelentes entrenamientos pero que después flojea en la carrera, siendo este uno de los motivos de sus quejas de falta de desarrollo. Pero lo más sorprendente es que la misma marca confirma que quiera asegurar a Quartararo, y para ello le ha asegurado material oficial para el 2021. El mismo Fabio declara:

“Estoy encantado con lo que mis representantes han logrado en los últimos meses junto con Yamaha. No ha sido fácil conseguirlo, pero ahora tengo un plan claro para los próximos tres años y estoy muy feliz. Trabajaré duro, como lo hice el año pasado, y estoy extremadamente motivado para lograr grandes actuaciones. Siento que el período de invierno es demasiado largo. Estoy realmente emocionado y con unas ganas enormes de que lleguen los test de Sepang de la próxima semana y montar en mi nueva YZR-M1, reunirme y trabajar con mi equipo nuevamente. Quiero agradecer a Yamaha y Petronas Yamaha Sepang Racing Team, que me hayan dado la oportunidad de ingresar a la clase de MotoGP en 2019. Daré todo de mi parte para que se sientan orgullosos de mi”

Desde luego, ya puede estar desde luego feliz del trabajo de sus managers, que ha sido posible gracias a su rendimiento la temporada 2019. De esa forma, para ese año ya están confirmados los dos pilotos oficiales: el español Maverick y el francés Fabio. Así, ¿qué pasa con Rossi?

Pues sí, Yamaha “echa” del equipo al mismísimo Valentino Rossi, que de momento parece que irá al Petronas para el 2021 si decide seguir corriendo. Vamos, que Yamaha hace un cambio de cromos colocando a Quartararo con la moto oficial de Rossi y “bajando” a Valentino al segundo equipo… Segundo pero que no olvidemos que sus motos han ganado con regularidad a las oficiales durante este año.

Claro que a este respecto habrá que ver el rendimiento de el “Dottore” durante este 2020, en el que podrá ver el mismo su evolución y estado de forma y el de las motos. Ya dijo el mismo a la marca que no podía darle una respuesta sobre su futuro, y que decidirá qué ocurre durante esta temporada. Como él mismo dijo:

“Yamaha me pidió qué iba a hacer en el futuro y todavía no pude responderles, de ahí que tomasen su propia decisión”

Muchos somos los que seguimos confiando en el legendario Rossi a pesar de tener 40 años (41 a partir de dentro de dos semanas, a mediados de febrero), porque está claro que sigue rindiendo con regularidad para subir al podio. Y si las motos evolucionan como debieran (está claro que este año las Yamaha oficiales no lo han hecho), no se sabe a qué nivel podría llegar.

EL CASO DE YAMAHA MOTOGP 2020: ¡PERO ESO NO ES TODO!

Y la última gran sorpresa ha llegado ayer mismo, jueves. Tras dejar el mundial, Jorge Lorenzo lleva unos meses llevando un ritmo de verdadero “vividor”, lejos de estar entrenando y preparándose para una competición que para el ya no existe.

Nada criticable, desde luego, a un piloto que ha estado metido en las carreras de motos desde su tierna infancia, pero ya se anunciaba que algo iba a pasar. Se habló de fichajes para un equipo, se rumoreaba que quizá para otro, pero lo cierto es que al final ayer se confirmaba que Yamaha había fichado a su ex campeón como piloto desarrollador, que declaraba en su Twitter https://twitter.com/lorenzo99:

“Estoy muy contento de anunciar que acabo de llegar a un acuerdo con Yamaha para unirme a su equipo de pruebas. Quiero lo mejor para el futuro de Yamaha, así que espero que mi experiencia le sea útil a ingenieros y pilotos y que podamos devolverle el título a la fábrica”

Esto colmará los deseos de los técnicos de la marca, y de pilotos como Viñales que pedían una buena evolución de sus MotoGP, para lo cual necesitan pilotos tan rápidos y con conocimientos técnicos y dinámicos como Lorenzo ha demostrado lo largo de su carrera. El mismo director del equipo Yamaha Monster, Lin Jarvis , declaró que

“Por supuesto, estamos encantados de darle la bienvenida a Jorge a Yamaha. Cuando supimos que Jorge detendría su carrera, inmediatamente comenzamos a considerar hacerle una propuesta para que se uniera a nosotros”.

Así las cosas, te cuento cómo han quedado las cosas en el turbulento y animado caso que podríamos denominar “Expediente Yamaha MotoGP”: por un lado, este año continúan Maverick Viñales y Valentino Rossi como pilotos oficiales, y Maverick tiene este puesto asegurado por lo menos el 2022.

Quartararo continúa su vez en el equipo satélite Petronas, pero para el 2021 subirá al equipo oficial en la moto de Rossi, el cual aún no se sabe si se subirá a Petronas, dejará las carreras o exactamente qué hará.

Y como guinda del pastel, Jorge Lorenzo vuelve al Mundial de MotoGP como piloto desarrollador de todas las Yamaha de la categoría máxima.

Como seguro que esto no se queda así, y habrá más novedades en breve, ¡os seguiremos informando!