La diferencia entre la victoria y la derrota es mínima, pero que Lorenzo haya pasado con su Ducati de luchas por terminar a dominador absoluto ha sido por algo que no te vas a creer.

Nadie ha puesto nunca en duda lo mucho que Lorenzo está luchando con su Ducati para dominarla y hacerla ganadora. Ha reforzado su preparación física, hace todo lo que puede y todas las carreras sale desde el primer momento a tope para poder ganar. En muchas carreras le hemos visto cómo, a partir de la quinta o sexta vuelta, la moto empezaba a entrar mal en las curvas, le pasaban por dentro, y trazar cada vez le era más difícil ¿Cuál es la razón?

Pues una mera cuestión de ergonomía. Jorge llevaba ya tiempo diciéndoselo a su equipo, que necesitaba ciertas modificaciones para no agotarse a las pocas vueltas con la súper potente, muy exigente y física Ducati Desmosedici GP18. Así, había pedido cambios que afectaban a su ergonomía y por lo tanto algo fundamental en carreras de este calibre: la comodidad al pilotar. La 2018 era algo más baja y los brazos se le agotaban al no tener sitio donde apoyarlos. Por lo tanto, pidió una especie de “postizo” en la parte trasera del depósito, donde se apoya el piloto, que le evitarse irse demasiado hacia delante en las frenadas y apoyar mejor los brazos.

MOTOGP 2018 ITALIA, MUGELLO: LORENZO, COMO CÉSAR, LLEGÓ, VIÓ Y VENCIÓ

El tema está en que, quizá por parecer un tema superfluo, el equipo se centraba en temas mucho más técnicos como aerodinámica, motor y prestaciones, cambios de chasis, amortiguación, etc. Pero por fin Jorge consiguió que el instalasen esa pieza supletoria en el depósito, algo por otro lado bastante habitual en el mundo de las carreras, lo que pasa que normalmente si no es un Mundial, con piezas de goma cubiertas por cinta americana es suficiente. No obstante, el flamante equipo oficial Ducati de MotoGP de momento instaló una pieza de plástico que fueron modificando en distintas entrenamientos (en Montmeló, por ejemplo) para ir ajustándolo exactamente la ergonomía de Jorge. Así, en las siguientes fotos puedes ver la pieza unida al depósito, y te puedes imaginar el cambio ergonómico es más que considerable. Y ahí saltó la chispa de la victoria.

Para un equipo oficial de este calibre, esta pieza tiene un precio ridículo ¿Qué cuánto vale? Ni idea. Poco supongo, reconocían técnicos de Ducati.

“Es sólo un trozo de plástico que se ha añadido. Es provisional. Cuando hagan el definitivo, será en fibra de carbono. Ése sí valdrá más. El de ahora tiene que vale poco, nada“.

Bueno, aparte de más caro, sobre todo será más bonito porque ahora parece realmente una solución chapucera de última hora para una carrera regional… Pero lo importante es que ha permitido ganar al piloto español, y por lo que parece es la llave para futuras victorias que hará temblar los cimientos de Ducati Corse.

El mismo Jorge declaró

“La anterior moto, la GP17, era más alta. Al hacer un nuevo chasis, cambiaron la ergonomía. Yo necesitaba más apoyo al frenar. En Montmeló ya probé uno y aquí llegó uno más grande. Noté mucho la diferencia desde el viernes. Me permitió relajar más los brazos e ir más cómodo, especialmente en las rectas. Tenía dudas de si me iban a traer lo que necesitaba para la forma física, para mantener la energía. Cuando llegaron ya dije que eso era una gran diferencia. En Jerez dije que eran esas dos piezas del motor, el supletorio del depósito fue clave”

Se puede decir más alto pero no más claro

Efectivamente, puede parecer tan superfluo que muchos pensarán que son paranoias (o disculpas) de un piloto oficial que no lograba las victorias que buscaban tanto él como su equipo que también le ha pagado, pero Lorenzo ha demostrado que tenía toda la razón. Pasó de salir el primero es ir perdiendo puestos hasta quedar sexto en el GP de Francia a salir primero e ir aumentando la distancia con el grupo perseguidor vuelta tras vuelta en el GP de Italia, precisamente en la casa de Ducati que prácticamente le había despedido unos días antes.

Fotos MotoGP Italia 2018 Mugello MotorADN

Así, Lorenzo ha logrado ganar carreras con una indomable Ducati mucho antes que su compañero de equipo (y principal rival, como siempre en estos casos) Dovicioso, algo que por cierto Rossi no logró jamás mientras estuvo en el equipo rojo… aunque reconozcamos que las motos no tienen nada que ver entre sí, pero si la marca y el equipo.

De nuevo, como dijo Valentino en su momento, se demuestra que el que gana es el piloto y no (solamente) la moto.

Fotos Depósito Ducati MotoGP Jorge Lorenzo GP Mugello 2018 (5 imágenes)