Tras las excelentes Kawasaki Z900 Y Z900RS, la marca verde desarrolló la moto vintage que combina lo mejor del pasado y del presente. La Café Racer definitiva… y preciosa.

Hace casi dos años Kawasaki presentó el nuevo miembro de su familia Z, que tras pasar por los 750 y 800 cm³ paría una 900 totalmente nueva mucho más ligera, efectiva y básicamente moderna. Por ejemplo, aparte del motor totalmente nuevo más moderno y potente, teníamos un nuevo chasis multitubular que suponía un paso de gigante respecto al antiguo de las 750-800 de simple viga superior, mucho más barato de fabricar pero infinitamente menos efectivo. Así, Kawasaki lograba mantener su posición de reina de las naked deportivas de media-alta cilindrada, que es uno de los segmentos más potentes y que más venden actualmente.

Además, los chicos de Kawasaki son muy listos, y sabían que con la fiebre actual por las motos retro, vintage y café racer ellos tenían un verdadero filón con sus originales KZ 400,650 y 900 de los años 70. Así, presentaron la preciosa, pura y seductora Z 900 RS que probamos en su momento y cuya prueba puedes leer aquí,

Prueba Kawasaki Z900RS 2018: La nostalgia es poderosa

a la vez que presentaban la apabullante, y desbordante “café racer” pura que ahora probamos para vosotros. Pocas motos combinan a la vez tanto carisma, fuerza y elegancia a la vez que polivalencia y posibilidad de ser usada diario como esta Kawasaki Z 900 RS Cafe.

Aquí la tienes

Fotos: @enfoqueatres y @mamuts_es (Mark Berdomas)

PRUEBA KAWASAKI Z900 RS CAFÉ: igual pero diferente

Tras el acierto que tuvo Kawasaki desarrollando la Z900 naked sport (cuya prueba puedes leer pinchando aquí) para sustituir al anterior Z800, era lógico que aprovechase esa misma base para nuevos modelos. Era una moto buena, bonita, barata, atractiva, sólida, resistente y que además había vendido muy bien. ¡Vamos, que lo tenía todo!

Prueba Kawasaki Z900 2017: MUCHO MÁS QUE 100 CENTIMETROS CÚBICOS

Así, para la gama más retro se aprovechó al 100 × 100 esa misma base, que además presentaba una nueva hornada de chasis multi tubulares, algo bastante sorprendente en Kawasaki. Lo cierto es que no solamente consiguieron rebajar el peso y aumentar la rigidez respecto a la Z800, sino que además dejaba ver bien el motor lo cual siempre es un buen atractivo para los amantes de las motos. Y si hablamos de la gama “vintage”, todavía más, porque evoca aquellos tiempos en que los chasis doble viga sólo eran una teoría y los motores gobernaban la estética de cualquier moto deportiva que se preciase.

Kawasaki Z900RS Cafe prueba MotorADN (30)

Así, esta versión Cafe incorpora básicamente complementos respecto a la Z900RS, que respecto a la Z900 ya tiene un motor con 111 caballos en lugar de 125 gracias, entre otras cosas, bajar la compresión de 11,8 a 10,8:1. Así, aquí vemos una cúpula frontal típica “Café Racer” redonda, envolvente y con un faro circular en medio, ¡puro old fashion! Por cierto, os recuerdo que estos motores no son 900, sino 948 centímetros cúbicos reales puesto que provienen de los motores de 1000 rebajados

Kawasaki Z900RS Cafe prueba MotorADN (19)

 El manillar simula las formas de los antiguos rebajados de 5 piezas, pero realmente huye de los extremismos de aquellos y quedan mucho más altos de forma que estás sobre ellos realmente cómodo, y no llega las posiciones radicales de los racer clásicos como la BMW NineT Racer, una verdadera rival directa de esta Kawasaki.

Prueba BMW NINE T RACER 2017: ese fuerte sabor clásico

Por fin, el asiento también simula las formas de los tipo monoplaza (de carreras, vamos) que eran el complemento habitual de los más radicales de los 70. Bueno, claro, y una buena Kawasaki tiene que ser verdiblanca, por los que los (preciosos y llamativos) colores nos recuerdan a las motos con la que el Eddie Lawson corría el AMA en Daytona por aquellos años. Hablando del asiento, pocas veces he visto una cerradura más escondida y mejor disimiluada que esta, ¡un buen rato nos pasamos el “afotador” Mark y yo buscando donde estaba. ¡Acércate a un concesionario y lo ves!

PRUEBA KAWASAKI Z900 RS CAFÉ: espíritu retro racer bien entendido

El problema que tienen muchas motos retro es que, para serlo, tienen que plegarse a muchos parámetros estéticos que realmente van contra la dinámica y la usabilidad de una moto actual. Sin embargo, en Kawasaki han sabido sortear estos problemas de habitabilidad y dinámica manteniendo una preciosa estética “retro racer” que hace girar las cabezas allá por donde vayas, además de mantener el ADN inseparable de cualquier Kawasaki deportiva setentera.

Así, aparte del motor cuatro en línea con estética clásica (mantiene el aleteado de los cilindros, por ejemplo) pero con toda la tecnología moderna que puedes necesitar (refrigeración líquida, 16 válvulas, electrónica, etcétera) en una moto de hoy día. Por ejemplo, tiene embrague anti rebote, acelerador electrónico con doble mariposa en la inyección, dos modos de control de tracción o ABS. En cuanto a la parte ciclo, el estrecho, compacto y ligero chasis se combina con la horquilla invertida delantera de 49 mm multi regulable (compresión, extensión y precarga) y un amortiguador trasero lateral regulable pre carga y extensión, además, su posición lo hace especialmente accesible para poder ajustarlo sin necesidad de meter las manos entre el chasis del basculante, operación siempre algo sucia.

Kawasaki Z900RS Cafe prueba MotorADN (15)

En cuanto a frenos, doble disco delantero de 300 mm con pinzas radiales monobloque de cuatro pistones y detrás uno de 250. El asiento es cómodo y acolchado, y debajo caben algunos elementos, como la cartera o el móvil, además de contar con una toma de corriente. ¡Desde luego, la ergonomía y la facilidad de uso diario si está bien estudiada! Aquí llama la atención como la sucinta equipación de herramientas esta encajada bajo el asiento con una placa apretada con tornillos de mariposa. Muy escasa pero bien colocada.

PRUEBA KAWASAKI Z900 RS CAFÉ: una vez, cuando era pequeño…

Lo primero que me recordó esta moto es a una Kawasaki Z 650 que mi hermano tuvo hace ya casi 20 años, con lo cual esa preciosa Kawa ya era una moto muy antigua. Tenía todos los complementos “racing” de su anterior dueño, como era un escape Sebring  4 en 1 que retumbaba como un trueno contra las paredes de la calle donde vivíamos cada vez que la arrancaba.

Recordando esto, me parece genial el detalle de Kawasaki de haber desarrollado un escape también 4 en 1 muy similar al que instalaban los aficionados más radicales en aquellos años. Además, su estética estimula también las colas cortas más deportivas de aquellos años, aunque por supuesto todo está controlado por sensores, electrónica, catalizadores y tranquilizadores instalados en la gran marmita está bien disimulada bajo el chasis.

Kawasaki Z900RS Cafe prueba MotorADN (14)

La posición es realmente cómoda, algo sobre lo que temía habiendo probado alguna “répli racer” de la competencia con semi manillares bajos, estribera as altas y chasis largos. Una verdadera tortura de la época de las moto Guzzi le Mans sacrificaban a muchos aficionados, pero hoy día…

El manillar simula ser un cinco piezas, pero es alta y la triangulación con las estribera as la hace muy cómoda. Además, el gran frontal protege lo suficiente para rodar en carretera o incluso viajar desviando bien el viento. Aquí ves el cuadro que combina dos relojes análogicos, de nuevo muy similares al cuadro del modelo orignal, con una pantalla digital en medio para todas las “modernidades” electrónicas.

Kawasaki Z900RS Cafe prueba MotorADN (21)

Arrancamos. El motor es suave y progresivo, pero los chicos de Kawasaki han estudiado un punto del rugido del 4 en línea para que te recuerde claramente aquellos motores de aire deportivos de finales de los 70, y esto lo aseguro porque ese sonido lo conozco. Yo era muy pequeño cuando mi hermano circulaba con su Z, ¡pero ese rugir lo recuerdo igual!

Y rodando, me vino a la cabeza rápidamente la prueba de la Z 900 RS (sin Cafe) o incluso de la Z 900 naked. No en vano la base es igual. No obstante, rodar con una moto tan descarada y maravillosamente “oldie” con una frenada totalmente efectiva, un comportamiento de chasis y amortiguación impecable y una electrónica contenida pero muy efectiva, francamente sorprende.

La suavidad de su motor de 111 CV. te permite acelerar en cualquier circunstancia y casi en cualquier punto de la curva. Todo es progresividad e impulso hacia delante acompañado del rugido zumbador de su motor. Además, los frenos no desfallecen y el control de tracción tiene un comportamiento realmente razonable, aprovechando la experiencia que Kawasaki tiene de sus super deportivas como la ZX10. Por otro lado, puedes bajar marchas como una ametralladora llegando cualquier curva porque el embrague anti rebote cumple su función perfectamente. Y si quieres rodar rápido, la cúpula te protege de las turbulencias incluso a velocidades muy por encima de lo que te muy dejarían los guardias civiles…

Kawasaki Z900RS Cafe prueba MotorADN (10)

Muy estable tanto en cambio de dirección como en curvas muy rápidas (aunque sí notas el centro de gravedad más elevado que en la Z 900, por lo que es algo más sobreviradora), tiene un punto deportivo que te permite disfrutar totalmente en zona de curvas o incluso alguna manga en circuito con los amigos, y otro muy polivalente que te permite desde circular en ciudad como poder viajar con ella. A este respecto, el pequeño gran detalle del amortiguador lateral te permite endurecer o suavizarla con muchísima facilidad según lo necesites, montes alforjas o pasajero detrás.

Es preciosa si quieres llamar atención allá por donde vayas, ¡te aseguro que serás el verdadero rey del bulevar! Y lo serás con una moto elegante, cómoda y que en nuestra prueba, incluso en zonas muy rápidas, mantuvo su consumo en 5,7 de media, lo que no está nada mal. Además, recuerda que tiene el indicador ECO para indicar cuando estás combinando de forma perfecta revoluciones con velocidad para disminuir el consumo y las emisiones. Un detalle políticamente correcto que escandalizaría a los “melenudos radicales” que montaban en su antecesora hace 40 años… ¡pero hoy día es de agradecer!

Ficha técnica Kawasaki Cafe Z900RS 2018

Poco más queda por decir. Desde luego, si quieres una moto con diseño retro (del bueno) y funcionamiento y prestaciones actuales, no busques más. Aquí tienes la Kawasaki Z 900 RS Cafe, lo mejor que puedes encontrar.

Mi hermano lloró cuando le enseñé esta Kawasaki. A ver si se deja de tonterías y se hace con una para recordar aquellos tiempos en que las motos eran peligrosas y sexo seguro…

PRUEBA KAWASAKI Z900 RS CAFÉ: LIKE-NO LIKE  LIKE-NO LIKE

LIKE: Diseño. Polivalencia para ser una “Racer oldie”. Comportamiento general.

NO LIKE: Precio algo elevado.

 

Fotos prueba Kawasaki Z900 RS Cafe 2018