Jorge Lorenzo tiene problemas con la Ducati. Eso parece indiscutible, pero ¿puede ser simplemente un problema de ergonomía?

Pues eso puede ser. Jorge salió en la sexta fila de parrilla en la carrera de MotoGP Argentina 2017, en el puesto 16. Eso, para un piloto con el currículum de Lorenzo, es difícilmente explicable sin un problema realmente grande, y eso parece ser, aunque quizás sea fácilmente solucionable. Veamos de qué se trata.

Parece que Jorge está trabajando mucho sobre la ergonomía de su moto, que básicamente no le deja moverse bien a la hora de pilotar una moto que exige mucho esfuerzo físico.

“La primera vez que probé la Ducati la vi muy alta, intenté bajar el sillín y al final creo que hemos visto que ha sido una prueba equivocada durante mucho tiempo. Vamos a reconfirmar en carrera, pero las sensaciones cuando lo he probado han sido mucho mejores. Estoy más alto. Es una cuestión de milímetros, casi centímetros”.

Así, ha pedido a su equipo que modifique todo el colín y el sillín para ayudarse a moverse mejor, poder cambiar mejor de dirección y descolgarse para cada lado.

“Hemos entendido parte del problema que estoy teniendo que es una prueba que he hecho en el sillín de la moto, en su ergonomía. En Valencia traté de probar una solución más parecida a mi moto anterior, con el sillín más bajo, pero estábamos un poco perdidos en este aspecto. Ahora parece que hemos encontrado el camino para ir más rápido“.

Claro que esto obliga cambios ergonómicos, y que por lo visto afectarán también a una conducción tan extrema y delicada como exige la Ducati, que ya ha destrozado la carrera de varios legendarios pilotos que han tenido que pelear con ella a lo largo de los años de MotoGP.

“Estoy intentando no descolgarme tanto de la moto porque parece ser que cuando te descuelgas mucho gira menos y descargas peso en el tren delantero y va peor. Los últimos años cada vez me iba descolgando más y más y más con esta moto tienes que pilotar un poco lo opuesto”.

Lo cierto es que lo he intentado antes de la carrera de MotoGP Argentina 2017, pero no debe haber surtido efecto porque se cayó en la primera curva tras un toque con la Suzuki de Iannone, intentando recuperar su francamente malo puesto de salida. Veremos a ver cómo afectan estos cambios ergonómicos en las siguientes carreras. Parece mentira lo mucho que puede influir la posición y comodidad sobre la moto, tanto la prueba más técnica del mundo como es MotoGP, como a un simple usuario de calle como pudimos ver en nuestro reportaje sobre la ergonomía de las mujeres y la elección de su moto.

Fotos pilotos MotoGP 2017