Marc Márquez ha vuelto a ganar la prueba más importante de dirt track que se celebra en nuestro país, el Superprestigio.

En el Palau Sant Jordi de Barcelona, Marc volvió a ser el más rápido en una especialidad que aquí, francamente, nunca ha contado con mucho arraigo a pesar de que en su momento pareció la “piedra filosofal” del absoluto dominio americano en el mundial de velocidad, de 500 cm³ en aquel momento. No obstante, las nuevas generaciones de pilotos españoles sí lo practican en sus  entrenamientos y, fuera de la temporada mundialista, también compiten en pruebas como este Superprestigio.

No solo Márquez

Una buena muestra de que no solamente unos pocos pilotos se han aficionado al “dirt” es que el segundo también ha sido un piloto nacional. Ni más ni menos que el añorado Toni Elías alcanzó el segundo puesto imponiéndose a la gran estrella americana y favorito de esta prueba Brad Baker.

Marc hizo una salida ejemplar y se colocó en primera posición, algo fundamental para poder destacar en una carrera de este tipo de pruebas. Básicamente, como no llegues en las primeras posiciones a la primera curva, después es básicamente imposible adelantar sin correr un serio riesgo de caída o algo similar. Ya desde esa primera curva superó a Brad “The Bullet” y dominó la carrera. Lo sorprendente es que Toni Elías, actualmente corriendo el campeonato americano de Superbikes- MotoAmérica- al que llegó un poco por casualidad y empezó a ganar desde la primera prueba, adelantó al americano en la cuarta vuelta y se llevó así la “plata” del Superprestigio.

Toni dijo que Es una forma perfecta de acabar el año. Doy muchas gracias a mi equipo porque han trabajo muy duro para esto

Como detalle entre morboso y digna de la prensa rosa, Brad declaró que Valentino Rossi le había pedido personalmente que ganara a Márquez… Algo que evidentemente no consiguió. Brad y Rossi tienen contacto, entre las cosas, porque el americano entrena en el rancho que el italiano tiene en Tavullia.

De momento, no se conoce nada sobre cómo se ha tomado el astro italiano esta derrota. Por otro lado, Baker reconoce que en el  Superprestigio “Es mucho más difícil que las carreras en mi país. Para mí estar aquí es algo increíble y agradezco ser parte de esto. Es algo que recuerdo siempre, la experiencia es irreemplazable para mí”.

Su único momento de preocupación fue cuando en una de las mangas, pudo ver que su hermano había caído. Tras la carrera Marc declaró Quizá ha sido el año en el que mejor me he sentido. El nivel de esta edición ha sido realmente alto y estoy muy feliz porque la edición pasada estuve muy cerca. Esta vez mi equipo ha venido y lo hemos controlado todo como si fuera una carrera de MotoGP” 

No obstante, reconoce claramente que “Prefiero estar aquí con rivales, o mejor dicho, compañeros de profesión porque vivo por y para las motos. Son mi vida. Debes buscar siempre este punto de sufrimiento, pero con esa recompensa dulce”