La Triumph Boneville Speedmaster es una de las custom más icónicas de la marca inglesa, y así renueva para el 2018

Para empezar, puede ser configurada estilo “Solo” o con dos asientos, para emparentarse así con la preciosa Bobber por un lado, pero para poder ser disfrutada también con un look menos “Bad Boy” a dúo.

Fotos Triumph Bonneville Speedmaster 2018 (9 imágenes)

Por otro lado, las suspensiones son mejoradas con basculante tubular con el mono amortiguador horizontal oculto bajo la moto de 73 mm de recorrido que le hace parecer “hardtail” de parte trasera rígida y los frenos son Brembo con su llanta delantera de 16 pulgadas, para asegurar que aún siendo una custom, se puede disfrutar en carreteras secundarias y en curvas, terreno en el que Triumph siempre se ha destacado en este segmento de motos “americanas”.

 

Pasemos al motor. Por supuesto, equipa un bicilíndrico “twin” como buena Triumph clásica con su última evolución de 1200 cm³ frente a los 900 de las anteriores. Como sabrás, equipa todo tipo de tecnología como inyección electrónica, refrigeración por agua, y concretamente este motor es del tipo HT.

O sea, High Torque, de Alto Par Motor con un rotundo empuje en bajos y medios (106 Nm a 4.000 rpm), además de una potencia máxima de 77 CV a 6.100 rpm de potencia máxima, frente a su hermana HP (High Power) de casi 100 CV que se usa más para modelos “retro sport”. Cuenta con embrague anti rebote.

En cuanto a la tecnología, que ya hemos podido disfrutar en alguna de sus hermanas (pincha aquí para leer nuestra prueba de la Triumph Bobber), tenemos doble curva de potencia (Road y Rain, carretera y lluvia, en que cambian la forma de entregarla mucho más suave en la segunda), control de tracción desconectable y ABS. Para los más ruteros, también es importante el control de velocidad.

La óptica delantera cuenta con iluminación LED con luz diurna, el cuadro de instrumentos cuenta con todo tipo de información que puedas necesitar, desde marcha engranada, velocidad media, parciales, consumos, etc.

Triumph Boneville SpeedMaster 2018 previo (8)

Como buena custom, inspira “espíritu de personalización”, por lo que cuenta con dos kits fijos, +130 accesorios originales. El primero de esos kits es el “Highway”, con alforjas y complementos para hacer más cómodo un uso rutero. Por un lado, tenemos el “Maverick”, que refuerza el lado deportivo y Bobber con asiento monoplaza y manillar corto y bajo. Por cierto, entre los complementos están un estupendo juego de escapes Vance&Hines, famosos preparadores americanos reyes de las deportivas hace una década que de un tiempo a esta parte se han especializado en el mundo custom.

Tiene multitud de detalles para recordar el estilo de una moto verdaderamente vintage, como tapas tipo carburador para los inyectores, fuelles de goma para las barras de horquilla, reloj con una sola esfera o mujeres de rueda simulando ser frenos de tambor.

La podrás elegir en los colores Jet Black, Cranberry Red, Fusion White y Phantom Black.